DIAGNOSTICO


Aunque no hayan pruebas específicas, hay varias maneras de diagnosticar la enfermedad de Parkinson. Normalmente el diagnóstico se basa en un examen neurológico que incluye la evaluación de los síntomas y su severidad. Podria ser necesario una prueba de drogas anti-Parkinson si los síntomas fuesen lo suficientemente graves. También, si fuece necesario, podrían hacerse examenes cerebrales para descartar otras enfermedades que tengan síntomas similares a los de la enfermedad de Parkinson.
El contexto de síntomas es muy característico, y para confirmar el diagnóstico se realiza un TAC que suele presentar lesiones típicas en el mesencéfalo.
Se debe tener en cuenta que la osteoporosis puede producir actitudes musculares similares al Parkinson. Por lo que el examen de los reflejos osteotendinosos, muy exagerados en el Parkinson, serán imprescindibles para el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson.